Historia

Historia
Con la intención de otorgar unas notas generales sobre la prolongada y rica historia de la comarca, comenzar diciendo que debido a su situación estratégica como paso natural, así como a la bondad de su clima, es de suponer una temprana ocupación del Valle del Jerte por el hombre. La existencia de construcciones megalíticas, artes rupestres y utensilios neolíticos nos confirma esta idea. 
 
En la Edad Antigua, por el Valle desarrollaron sus actividades ganaderas pequeños asentamientos de Vetones (pueblo celta) aprovechando los recursos naturales de la zona. Por su parte, los romanos construyeron vías de las que quedan vestigios. De su último período hay abundantes restos en forma de monedas, estelas, lápidas,  etc… 
 
En la Edad Media, decir que sobre la ocupación árabe, apenas quedan testimonios, excepto el nombre del río, "xerte", aludiendo a la angostura del Valle o a la pureza de sus aguas. El origen de las actuales poblaciones hay que buscarlo en tiempos de la Reconquista. Con la fundación de Plasencia por Alfonso VIII en el s.XII la cuenca del Jerte fue rápidamente poblada, si bien este proceso se alargó hasta el s.XV cuando nacen los núcleos serranos (Cabrero, Rebollar, Barrado…) La población se dedicaba por igual a la agricultura y al pastoreo. 
 
Dentro de esta prolongada etapa histórica, hay que destacar la aportación de la población hebrea, en pueblos como Cabezuela, cuya aljama fue de las más notables de la zona. 
 
Ya en la Edad Moderna, como hitos principales destacamos los siguientes. En el s.XVI, el paso de Carlos V de Alemania dejó una importante huella en estos pueblos, sobre todo en Tornavacas, donde pernoctó. La comarca seguía dedicándose a tareas agropecuarias, con una gran importancia del cultivo del castaño que se tradujo en un crecimiento demográfico y mejora de las condiciones de vida en los  S. XVII-XVIII. 
 
 

Dintel de la casa donde pernoctó Carlos V en Tornavacas a su paso hacia El monasterio de Yuste

Dentro de la Edad Contemporánea, las convulsiones del S.XIX marcaron la vida de la comarca, con la invasión francesa, que asoló varias poblaciones (Jerte, El Torno), dañando seriamente otras (Vadillo, Asperilla). 
 
Alrededor de los conflictos armados de este siglo, la comarca fue escenario de las actuaciones de grupos de militares anti-constitucionales (Trienio Liberal) o partidas carlistas que combatieron por sus ideales.
 
Es a finales de esta centuria cuando empieza a cobrar importancia el cultivo del cerezo para la economía de la comarca. La construcción de la carretera N-110, que recorre todo  el Valle de punta a punta (desde Tornavacas hasta Plasencia, siendo el eje que vertebra la comunicaciones por carretera), supuso un impulso para comercializar la cereza y para la vida en general de la comarca. 
 

 

 
Desde antiguo, se ha transformado y humanizado las laderas de las montañas de la comarcar - abancalamientos
 
A lo largo del S XX el incremento del cultivo del cerezo no sólo ha modificado el paisaje del Valle sino que ha sido el motor de la mejora sustancial en la calidad de vida de sus habitantes constituyendo hoy día su principal ocupación y fuente de riqueza. 
 
Algunas citas: Historia de la Cereza en el Valle del Jerte  
 
 
Hasta bien entrados los años 20, el Valle del Jerte es llamado Valle de Plasencia. Se desconoce el porqué, a partir de esta década, la comarca toma el nombre de Valle del Jerte. Aunque bien es sabido que la mayor parte de los Valles arrastran el nombre del río que los vertebra. 
 
 
Fragmento del "Mapa de la Provincia de Extremadura".
Atlas Geográfico de España, Madrid, 1.804