Geografía

La comarca del Valle del Jerte  es una comarca de Extremadura, España. Situada en su extremo nororiental,  limita al norte con las provincias de Ávila y Salamanca, al oeste con la comarca del Ambroz, por el Sur con la ciudad de Plasencia y al este con la comarca de la Vera. 
 
Se encuentra entre dos cadenas montañosas dentro del macizo de Gredos: la Sierra de Tormantos al sureste (en el macizo central) y los montes de Traslasierra y sierra de Béjar al noroeste (en el macizo occidental de Gredos), donde se encuentra el punto más elevado de la región, el Calvitero, cuya altura es de 2.401 m. Estas dos sierras, pertenecientes al Sistema Central, constituyen sus límites naturales.
 
La comarca está formado por once municipios, agrupados en la Mancomunidad de Municipios del Valle del Jerte, que se reparten de forma desigual la población vallense, que consta de aproximadamente 12.000 habitantes.
 
Hoy día han desaparecido otras poblaciones que, en el transcurso de la historia, también formaron parte del conjunto de municipios: Asperilla, Ojalvo, Peñahorcada y Vadillo.
 
Al suroeste, fuera de la Mancomunidad del  Valle del Jerte, se encuentra la ciudad de Plasencia que, si bien no forma parte físicamente del propio Valle, mantiene un importante peso específico en cuanto a servicios y como nudo de comunicaciones en el norte de Extremadura.
 
 
La fisionomía del valle viene marcada por la existencia de una fosa tectónica, desarrollada a través del último tramo de la falla Alentejo-Plasencia, que sigue la dirección NE-SW. Tiene una longitud aproximada de unos 70 km, desde el puerto de Tornavacas hasta la desembocadura del río Jerte, que se produce en las Vegas del Alagón.
 
La roca predominante es el granito, formada por un gran batolito correspondiente al metamorfismo de hace 350-200 millones de años, en la orogenia hercínica. Hace unos 40 millones de años y a lo largo de la orogenia alpina se produjeron otro tipo de ajustes en las diversas placas, cambiando el relieve de forma muy significativa. El borde S del Sistema Central NE, es una falla que une rocas cristalinas del sistema montañoso con los sedimentos terciarios de la depresión del Tajo. Los puertos que se originaron por el movimiento de los diversos bloques son entre otros: Tornavacas, Honduras, Rabanillo, San Gamello, etc. Las fracturas delimitan los bloques que, al hundirse, originaron fosas como los vecinos valles de Tiétar, Tormes, etc.
 
El basculamiento hacia el N elevó bloques y produjo en el Valle del Jerte una curiosa desviación de montañas, que toman dirección N-SW. Diferente a lo que ocurre en la Sierra de Gredos y dando origen de este modo a su fisionomía actual.
 
Posteriormente las formas del relieve han recibido retoques propios de la influencia del glaciarismo, en las cumbres y de las aguas de escorrentía y procesos de hielo-deshielo en las partes más bajas. Los glaciares en el S de Gredos tuvieron escasa importancia y, salvo en las cumbres, no se ha registrado la acción de la cuña del hielo. Los cursos de agua que descienden de las cimas, han contribuido al modelado de las laderas, formando profundas gargantas, que otorgan al valle su especial configuración.
 
Panorámica del Valle del Jerte